CUMPLE TUS PROMESA A DIOS

PROMESAS1

Cuando a Dios haces promesa, no tardes en cumplirla; porque él no se complace en los insensatos. Cumple lo que prometes. Eclesiastés 5:4

Prometerle algo al Señor es algo muy serio y un día Dios nos pedirá cuenta de todas las promesas que le hemos hecho que no las hemos cumplido, es por eso que cuando a Señor le hagamos una promesa no debemos tardar en cumplirla.

QUE ES UNA PROMESA: La Promesa es un contrato por el cual una de las partes, o ambas, se obligan, dentro de cierto lapso, sea por el vencimiento de un plazo o por el cumplimiento de una condición

Hacer una promesa a Dios es decirle que EL haga algo por algo que yo prometo darle en gratitud a su respuesta lo que esto quiere decir es que cuando yo hago una promesa estoy obligado a cumplir y más si Dios ya cumplió su parte del trato.

1.- Ahora si a Dios le has hecho promesa y no le has cumplido ya estás en problemas. Mejor es que no prometas, y no que prometas y no cumplas. No dejes que tu boca te haga pecar, ni digas delante del ángel, que fue ignorancia. ¿Por qué harás que Dios se enoje a causa de tu voz, y que destruya la obra de tus manos? Eclesiastés 5:5-6

2.- Ahora hacer una promesa a Dios y olvidarla no importando cuanto haya pasado en el tiempo esa promesa sigue vigente tal y cual como se hablo el día en que se hiso. Cuando alguno hiciere voto a Jehová, o hiciere juramento ligando su alma con obligación, no quebrantará su palabra; hará conforme a todo lo que salió de su boca Números 30:2 – 2

Ahora este texto dice que hacer una promesa a Dios es como una atadura porque después de prometerle algo a Dios te has comprometido o ligado tu alma a las palabras que has hablado.

3.- A veces no le damos la importancia que debemos darle a las promesas que le hemos hecho a Dios y nos hemos olvidado de ellas como si prometerle algo al Señor fuese cualquier cosa. Muchas veces esto es la causa de que a muchos les este yendo mal en lo que hacen recuerde algo al Señor no se le olvida lo que le prometiste. Deuteronomio 23:21 – 21 Cuando haces voto a Jehová tú Dios, no tardes en pagarlo; porque ciertamente lo demandará Jehová tú Dios de ti, y sería pecado en ti.

Mire prometerle algo al Señor y no cumplirlo es pecado, porque sería una falta de respeto hacia Dios y una burla hacia EL.

4.- Cuando hacemos promesas a Dios y las cumplimos vamos a sentir en nuestros corazones paz de Dios y sus bendiciones vendrán abundantemente a nosotros cada vez que le pidamos algo.

1 Samuel 1:10-12 – 10 ella con amargura de alma oró a Jehová, y lloró abundantemente. 11 E hizo voto, diciendo: Jehová de los ejércitos, si te dignares mirar a la aflicción de tu sierva, y te acordares de mí, y no te olvidares de tu sierva, sino que dieres a tu sierva un hijo varón, yo lo dedicaré a Jehová todos los días de su vida, y no pasará navaja sobre su cabeza.

Esta fue la promesa de Ana que el señor le diera la oportunidad de tener un hijo por cuanto ella era estéril y cuando el Señor cumplió el voto de Ana, entonces ella cumplió su parte de la promesa.

1 Samuel 1:20-22 Aconteció que al cumplirse el tiempo, después de haber concebido Ana, dio a luz un hijo, y le puso por nombre Samuel, diciendo: Por cuanto lo pedí a Jehová. Después subió el varón Elcana con toda su familia, para ofrecer a Jehová el sacrificio acostumbrado y su voto. Pero Ana no subió, sino dijo a su marido: Yo no subiré hasta que el niño sea destetado, para que lo lleve y sea presentado delante de Jehová, y se quede allá para siempre.

5.- Ahora una promesa no es un problema sino una buena oportunidad para que mis peticiones sean prontamente contestadas.

Génesis 28:20,22 E hizo Jacob voto, diciendo: Si fuere Dios conmigo, y me guardare en este viaje en que voy, y me diere pan para comer y vestido para vestir, y si volviere en paz a casa de mi padre, Jehová será mi Dios. Y esta piedra que he puesto por señal, será casa de Dios; y de todo lo que me dieres, el diezmo apartaré para ti.

6.- El Señor no se olvida de los votos o las promesas que hacemos.

Génesis 31:13 Yo soy el Dios de Bethel, donde tú ungiste la piedra, y donde me hiciste un voto. Levántate ahora y sal de esta tierra, y vuélvete a la tierra de tu nacimiento.

7.- Hoy tristemente se ha perdido el respeto a Dios en cuanto a las promesas que le hacemos, en el antiguo testamento había mucho temor cuando a Dios se le hacia una promesa.

2 Samuel 15:7 Al cabo de cuatro años, aconteció que Absalón dijo al rey: Yo te ruego me permitas que vaya a Hebrón, a pagar mí voto que he prometido a Jehová. 8 Porque tu siervo hizo voto cuando estaba en Gesur en Siria, diciendo: Si Jehová me hiciere volver a Jerusalén, yo serviré a Jehová.

Conclusión

Una promesa es una promesa y después que prometes ya no hay marcha atrás, si te has olvidado de las promesas que a Dios has hecho pídele que te las recuerde para que las cumplas y cuando a Dios hagas promesas no tardes en cumplir tu parte.

Que tengas un excelente día javier.alor@outlook.com

Enlace permanente a este artículo: https://iglesiacasadebendicionmx.com/archivos/328

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.