EL HARÁ GRANDES COSAS EN NOSOTROS

EL HARÁ GRANDES COSAS EN NOSOTROS
by Javier Alor Martínez

SALMOS 126:3 |RVR60 «Grandes cosas ha hecho Jehová con nosotros; Estaremos alegres»

La palabra alegre es una palabra que se encuentra muy presente en nuestro idioma y que mayormente empleamos para referirnos a un estado de plena satisfacción y buen ánimo que nos invade y que generalmente tiene que ver con haber recibido alguna buena noticia, con que nos sucedió algo muy positivo que estábamos esperando con ansias, entre otras cuestiones.

Básicamente, estar alegre es estar contento, feliz y está en estrecha relación con la felicidad, que es uno de los sentimientos más positivos que podemos experimentar los seres humanos.

Cabe destacar, que cuando nos encontramos alegres irradiamos alegría y somos capaces de contagiarla a nuestro alrededor y entorno para que puedan acercarse a ese estado de satisfacción.

Sin lugar a dudas, y muchos estudios psicológicos lo han demostrado a través del tiempo y de diferentes pruebas, la alegría, suma a la calidad de vida de las personas, porque quien se propone vivir con buen humor y alegría podrá sobreponerse a los obstáculos, a las frustraciones que puedan sucederse y aún a pesar de ellas y gracias a la alegría que le pone a sus actividades, dar vuelta situaciones adversas.

Desarrollar la capacidad que permite ver lo bueno, incluso en aquello que no lo es, será indispensable para no perder la alegría y estar fuerte para revertir cualquier inconveniente que se presente en la vida.

SALMOS 126:3 |RVR60 «Grandes cosas ha hecho Jehová con nosotros; Estaremos alegres»

Las sagradas escrituras nos enseña que la felicidad sólo viene de Dios, eso es cierto el ser humano aún cuando tenga todo lo material sentirá insatisfecho y un vacío en su vida.

Nuestro Dios viene en el tiempo que Él considera adecuado. Muchas veces podemos pensar que Él nos ha abandonado y estamos solos contra el mundo; no obstante, Dios se preocupa por su creación y siempre muestra su amor.

La felicidad es vivir con la esperanza puesta en Dios, pese a las circunstancias. Una vez que aprendemos eso, no habrá problema que nos separe del amor de Dios.

2 CORINTIOS 4:8-9 |RVR60 «Que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados; perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos»

Muchas personas a diario son dados a mirar el lado oscuro de todas las cosas y a pensar demasiado en las dificultades del pasado en vez de pensar en lo que Dios puede hacer por ellos.

Cuando alguien se les pregunta sobre su visión de la vida, hacen una lista de sus conflictos permanentes, sus más profundos problemas, sus tristes adversidades y la condición pecaminosa de su corazón.

Es raro encontrarse con personas optimistas que hagan alusión a las grandes misericordias que Dios ha derramado por gracia sobre ellos, pocos hablan de bendiciones, son más personas que hablan de sus tragedias y de una vida de derrotas.

Da mucha tristeza ver personajes tan importantes en la sociedad que han perdido la ilusión de vivir. Cuantas personas caminan en las calles como zombis muertos en vida sin ilusiones y el deseo de vivir, nuestro señor Jesucristo vino a dar vida en abundancia y a ti quiere darte de esa fuente de vida.

CUANDO ISRAEL ESTUVO CAUTIVO EN BABILONIA PERDIERON EL DESEO DE VIVIR

SALMOS 137:1-4 |NVI Junto a los ríos de Babilonia nos sentábamos, y llorábamos al acordarnos de Sión. En los álamos que había en la ciudad colgábamos nuestras arpas. Allí, los que nos tenían cautivos nos pedían que entonáramos canciones; nuestros opresores nos pedían estar alegres; nos decían: «¡Cántennos un cántico de Sión!» ¿Cómo cantar las canciones del Señor en una tierra extraña?

Diremos entonces que el Salmo 137 registra la trágica pero tierna experiencia de este pueblo durante los setenta años de su cautiverio.

En este Salmo encontraremos un odio amargo y un amor profundo. Veremos a un pueblo agobiado y superado por sus emociones. Aquellos cautivos vivieron intensamente los eventos registrados en este salmos.

LAS LÁGRIMAS DE LOS ISRAELITAS SE CONVIRTIÓ EN RISAS, EN GOZO POR SU LIBERTAD

SALMO 126:1-3 |NVI Cuando Dios nos hizo volver de Babilonia a Jerusalén, creíamos estar soñando. De los labios nos brotaban risas y cánticos alegres. Hasta decían las demás naciones: «Realmente es maravilloso lo que Dios ha hecho por ellos». ¡Lo que Dios hizo por nosotros fue realmente maravilloso, y nos llenó de alegría!

Este Salmos es un cántico de los peregrinos. Era un cántico que entonaba al pueblo de Judá cuando estaba regresando de Babilonia a Jerusalén.

Habían pasado setenta años desde la deportación, y luego de muchos sufrimientos el pueblo regresaba. Los más jóvenes no conocían Jerusalén. Solo habían escuchado lo que los viejos contaban. Ellos habían nacido en Babilonia, bajo la esclavitud y el exilio. Pero ahora regresaban.

El deseo tan grande de los israelitas en cada año nuevo cuando decían: “El año próximo en Jerusalén” se estaba cumpliendo. Ya no era un deseo loco de algunos idealistas. Ahora era un hecho concreto. Estaban regresando a casa. Apresuraban el paso y mientras caminaban cantaban esta canción. Dios ha hecho grandes cosas por nosotros.

Mirándolo objetivamente, no había mucho para alegrarse. Setenta años de esclavitud en Babilonia, y regresaban a una ciudad destruida, sin muros, sin templo, sin economía, sin recursos. No tenían mucho para alegrarse, pero ellos estaban felices, porque más allá de las posibilidades que tenían, mantenían su confianza plena en un Dios fiel, justo y maravilloso.

Dios hizo grandes cosas en sus vidas. Había logrado que un rey impío y gentil genere el éxodo para reconstruir Jerusalén. Y si Dios era tan poderoso como para hacer eso, podía hacer cualquier otra cosa.

¿Cómo te fue este año que ha pasado?
¿Cuántas cosas positivas tuviste?
¿Cuántos fracasos padeciste?
¿Cuántas veces te sentiste solo o frustrado?
¿Cuántas veces exitoso y ganador?

Si analizas bien, en cada momento Dios estuvo presente, animando, sosteniendo, generando éxito y apoyando tu gestión.

Dios sigue siendo fiel, justo y maravilloso. Y así como hizo regresar a Judá a la ciudad de sus padres, puede darte también a ti el deseo de tu corazón para tener un gran año de bendición.

PONER LA MIRADA EN DIOS GARANTIZA SU BENDICIÓN

SALMOS 37:4 |NVI «Deléitate en el Señor, y él te concederá los deseos de tu corazón»

SALMOS 20:4 |NVI «Que te conceda lo que tu corazón desea; que haga que se cumplan todos tus planes»

Que los deseos para este año nuevo no sean solo una expectativa sin futuro.

Ya se acabó un año más, pero la realidad de todos y de cada uno es que ya consumimos otro año más. Y si miramos para atrás, ¿podemos decir que Dios ha hecho grandes cosas, y que por ello estamos alegres.

¿Por qué dudar de ese Dios tan maravilloso, que está listo para darnos los deseos de nuestro corazón?

¡Dios marcha a nuestro lado y sabe nuestros sueños, nuestros anhelos y nuestras preocupaciones! Te invito busques de todo corazón a que hagas de ese Dios tu mejor amigo y confidente, con la seguridad de que él conoce los anhelos de tu corazón.

JEREMÍAS 29:13 |NVI «Buscarán y me encontrarán, cuando me busquen de todo corazón»

PROVERBIOS 3:1-2 |NVI «Hijo mío, no te olvides de mis enseñanzas; más bien, guarda en tu corazón mis mandamientos. Porque prolongarán tu vida muchos años y te traerán prosperidad.

Dile Dios de bondad y ternura, ayúdame a rendir mis deseos a tus pies, y has conforme a tu voluntad en mi diario vivir.

Ánimo sonríe las cosas van a estar mejor, deseo tengas un excelente y maravilloso día, que las bendiciones se manifiesten en ti, con mucho aprecio y cariño: Javier A. Martínez

Escucha radio casa de Bendición en [https://iglesiacasadebendicionmx.com/]

Si deseas que te ayudemos en oración solo escríbe, te pondremos en nuestra lista de oraciones. [javier.alor@outlook.com]

UN FAVOR, DEJA O ENVÍA UN COMENTARIO SI ESTA PALABRA FUE DE BENDICIÓN PARA TI

Enlace permanente a este artículo: https://iglesiacasadebendicionmx.com/archivos/1104

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.