EN LAS DIFICULTADES

EN LAS DIFICULTADES
El Señor te entregará hoy en mi mano, y yo te venceré, y te cortaré la cabeza, y daré hoy los cuerpos de los filisteos a las aves del cielo y a las bestias de la tierra; y toda la tierra sabrá que hay Dios en Israel. 1 SAMUEL 17:46
David un jovencito desafío a un gigante llamado Goliat ante el asombro de los miles de soldado que están espantados durante 40 días por el reto de este gigante, que además nadie se atrevía a desafiarlo aun cuando había blasfemado al Dios altísimo y David no pudo soportar tal insulto a su Dios y él sabía que el Dios que servía hizo los cielos y la tierra no lo dejaría solo.
Efectivamente Dios le dio la victoria, pero que paso después de esa gran victoria el Rey Saúl lo persiguió y le quiso matar y David huyo muchos años pero el señor siempre le libro, al grado que en su momento tuvo que detener su espada para no matar al Rey Saúl, en su vida como joven se enfrentó a la traición y una persecución implacable y al final Dios honro su vida y se cumplió el tiempo y llego hacer Rey sobre Israel
En LA VIDA podemos ser golpeados con piedras tan grandes que nos dejen magulladuras y cicatrices tan grandes que con dificultad nos podremos levantar. Con cada golpe uno se cae, pero Dios siempre nos recoge.
Él nos quita esas piedras de encima y nos ayuda caminando junto a nosotros tomándonos de la mano.
LA VIDA estará llena de pruebas y dificultades. Las llamo tormentas que pueden consumir tanto de nuestra vida, tormentas que nos dejan aferrándonos con toda nuestra fuerza, esforzándonos por no soltar, luchando por sobrevivir.
Algunos de nosotros somos probados más duramente que los demás pero los fuertes que sobreviven estas tormentas son los que resultan victoriosos. Hay un sentimiento maravilloso que viene con la victoria de la fortaleza, perseverancia, determinación y en especial de toda fidelidad a Dios.
Con cada caída… con cada golpe… se aprende una lección.
Con cada lección viene el crecimiento. Con el crecimiento viene la madurez. Aprendemos a no lamentar la dificultad, sino a estar agradecido por ella. Debido a ella nos volvemos mejores.
No debemos voltearnos a mirar a nuestros errores pasados. Tenemos que tomar esos errores como parte de nuestra travesía hacia un mejor futuro. Necesitamos abrazar esas experiencias y permitirles moldearnos en lo mejor que podemos ser. Nadie sabe lo que la vida traerá.
Cada día vendrá con sus propios desafíos, pero necesitamos ser fuertes creyendo que Dios nos sacará adelante. Recordando su promesa de nuestra eternal paz y felicidad.
Los deportistas aman las dificultades porque ellas los hacen crecer. Los soldados saben sortear los peligros. Los creyentes salimos en victoria de cada dificultad porque en él somos más que vencedores.
NO TEMAS sigue adelante y confía en el señor Jesucristo y veras su gloria y tendrás su victoria.
JEREMÍAS 1:19 Y pelearán contra ti, pero no te vencerán; porque yo estoy contigo, dice El Señor, para librarte.
1 JUAN 4:4 «Hijitos, vosotros sois de Dios y los habéis vencido, porque mayor es el que está en vosotros que el que está en el mundo».
ROMANOS 6:14 «Porque el pecado no se enseñoreará más de vosotros, pues no estáis bajo la ley sino bajo la gracia». Dios conoce bien nuestras tentaciones y sufrimientos, porque El también sufrió, aunque no cedió.
HEBREOS 4:15 «Porque no tenemos un Sumo Sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado».
HEBREOS 2:18 «Pues cuanto El mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados».
PEDRO 2:9 «Sabe el Señor librar de tentación a los piadosos»
1 CORINTIOS 10:13 «No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios que no os dejará ser tentados más de lo que podáis resistir, sino que dará juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar»
Que tengas un excelente día javier.alor@outlook.com

Enlace permanente a este artículo: https://iglesiacasadebendicionmx.com/archivos/204

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.