LAS BUENAS ACCIONES EN SECRETO

LAS BUENAS ACCIONES EN SECRETO

MATEO 6:1-6 »Cuídense de no hacer sus obras de justicia delante de la gente para llamar la atención. Si actúan así, su Padre que está en el cielo no les dará ninguna recompensa.» Por eso, cuando des a los necesitados, no lo anuncies al son de trompeta, como lo hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles para que la gente les rinda homenaje. Les aseguro que ellos ya han recibido toda su recompensa. Más bien, cuando des a los necesitados, que no se entere tu mano izquierda de lo que hace la derecha, para que tu limosna sea en secreto. Así tu Padre, que ve lo que se hace en secreto, te recompensará. »Cuando oren, no sean como los hipócritas, porque a ellos les encanta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas para que la gente los vea. Les aseguro que ya han obtenido toda su recompensa. Pero tú, cuando te pongas a orar, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora a tu Padre, que está en lo secreto. Así tu Padre, que ve lo que se hace en secreto, te recompensará.

LA ACCIÓN DE DAR TRAE RECOMPENSA.

El egoísmo, la indiferencia y la avaricia son siempre opuestos a la generosidad, la gratitud y la gratuidad, las actitudes individualistas pueden llevarnos a la muerte espiritual.

Se cuenta que en algunas tribus de África se capturan monos (para su carne) poniendo maíz en grandes calabazas huecas con entrada estrecha. Cuando el mono mete la mano, al tomar las semillas de maíz y ya no puede sacar la mano porque al agarrar las semillas hace un puño y por no abrir la mano para soltar la semilla, no puede sacar la mano por la entrada estrecha y es atrapado con facilidad. Por su voracidad y codicia muere como alimento de los cazadores.

SEMBRAR CON AMOR HAY RECOMPENSA

2 CORINTIOS 9: Recuerden esto: El que siembra escasamente, escasamente cosechará, y el que siembra en abundancia, en abundancia cosechará.

Él Apóstol Pablo nos recuerda además que si es el amor el que nos motiva a dar tiene más valor. Dice: “El que da con libertad y generosidad, da dos veces”. Quien da con generosidad, comparte bendiciones y son bendiciones las que recibe a cambio. El dar o prestar ayuda debe ser algo voluntario.

Si la persona da sin voluntad y posteriormente lo publica o lo reclama, es alguien que tiene problemas espirituales graves.

Aunque muchos pensarían lo contrario, muchos cristianos saben que «el que da lo que no puede guardar gana algo que no puede perder jamás«.

LA MOTIVACIÓN PARA COMPARTIR ES NUESTRA GRATITUD AL SEÑOR.

EL DAR causará cambios en nuestra actitud, nos ayuda a valorar mejor nuestras obras, nos abre y amplía nuestros campos de interés.

EL DAR con generosidad nos ayuda a amar y apreciar a las personas, nos ayuda a vivir más agradecidos a interesarnos, participar más y mejor en la construcción del Reino.

EL DAR no debe responder solamente a una reacción emocional sino al llamado a ayudar en una necesidad urgente, debe ser libre, constante, generosa y agradecida.

Cuando damos así, le ponemos a nuestras ofrendas un propósito, colaboramos en la planificación, tenemos más conocimiento para ayudar a la comunidad y celebramos la vida viviéndola y compartiéndola con alegría.

LA ACCIONES DE LOS FARISEOS

Él modo de obrar de los fariseos fue notable y él Señor Jesús recomienda a sus discípulos cómo tienen que hacer las obras de piedad.

La limosna, la oración y el ayuno, ninguna de ellas debe hacerse para llamar la atención de la gente, para ser vistos, ganar prestigio o adquirir una posición de poder y privilegio ante los demás.

El Señor Jesús recomienda hacer limosna sin orgullo, hasta el punto que “tu mano izquierda no sepa lo que hace tu mano derecha”, pues la limosna que se hace con ostentación y busca el reconocimiento y el prestigio social, ofende al pobre.

Dar algo voluntariamente y con alegría sin esperar nada a cambio es un acto de mucha generosidad y amor.

Te deseo que tengas un excelente y bendecido día con mucho aprecio y afecto javier.alor@outlook.com

UN FAVOR PUEDES ENVIAR UN COMENTARIO SI ESTA PALABRA FUE DE BENDICIÓN

Enlace permanente a este artículo: https://iglesiacasadebendicionmx.com/archivos/778

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.