HUYE DEL ENOJO

HUYE DEL ENOJO

Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada uno Colosenses 4:6

Es normal que en todo matrimonio hallan ciertas diferencias, ya que el convivir con una persona que se ha criado de forma diferente a la tuya hará que ciertos hábitos de dicha persona no sean quizá compatibles con lo que a ti te enseñaron. Pero lo que si no es normal es que las peleas sean diarias y por situaciones que muchas veces no valen la pena.10645024_726721564040464_30724197276494970_n

Un dicho dice: “para pelear se necesitan dos”, la pregunta sería: ¿Estás tú en la disposición de pelear?, de eso se trata, hay cosas insignificantes en nuestro diario vivir como pareja que quieren estorbar nuestra relación, y es ahí en donde cada uno de nosotros debemos poner de nuestra parte para poder sobrellevarnos el uno al otro, nadie es perfecto, es más cada uno que conforman la pareja tienen defectos diferentes o similares, pero el mismo amor que sintieron antes de casarse es el que tiene que perdurar en la relación ahora de casados.

¿POR QUÉ PELEAR HASTA POR LO MÍNIMO?: Lastimosamente muchas veces la pareja puede estar influenciada por lo que de niño vivió, es decir que si de niño viste como tu padre le hablaba fuerte a tu madre como a una esclava quizá, entonces muchas veces el hombre quiere inconscientemente imitar lo que en su casa observo. Igualmente la mujer, muchas veces es influenciada por lo que vio de niña, al ver que su madre peleaba por cualquier cosa con su padre, ahora en el matrimonio también inconscientemente hace lo mismo.

Todo eso son situaciones hereditarias que inconscientemente muchas veces estamos cometiendo, errores que lo que hacen es desgastar la relación y llevarla a una posible ruptura.

Cuando tú decidiste casarte, no pensaste en que pronto te ibas a separar de esa persona, al contrario el día que te casaste prometiste estar con ella o con el hasta que la muerte los separe. Y es que el amor antes del matrimonio es de en sueño, pero personalmente creo que el verdadero amor se demuestra en el matrimonio y no antes del matrimonio. Amar y comprender a una persona que solo vez por momentos en el día es fácil y eso es lo que pasa en el noviazgo, pero en el matrimonio tienes que amar y comprender a una personas que pasara a tu lado los 365 días del año, ahí conoces a esa personas a totalidad, facetas de él o ella que no conocías o por lo menos no te había mostrado, y en cuanto a eso tienes que saber anteponer tu amor por esa persona, antes de la crítica o el juicio descabellado.

Hay parejas que pelean hasta por lo más mínimo, porque quizá no apago la luz de la habitación, porque quizá no cerró la puerta del baño, quizá porque hizo desaparecer la pasta de dientes o porque deja tirada la ropa en cualquier lugar y no en la canasta de la ropa sucia. Todo eso son cosas insignificantes que no tendrían que provocar una pelea, pero muchas veces nuestra poca tolerancia hace que estallemos y digamos cosas que no teníamos que decir y todo por algo tan simple y sencillo.

Puedes responder a estas pregunta: ¿Crees que vale la pena pelear por cosas insignificantes?, ¿Crees que ayudara levantar tu voz y decir palabras discriminativas hacia tu pareja?, Sinceramente dime tu: ¿Crees que te traerá algún beneficio pelear recurridamente?, personalmente creo que lejos de traer un beneficio a traer un ambiente negativo en el hogar, tu esposo o esposa por mucho que te amé no soportara vivir todo el tiempo en continuas discusiones, por tal razón es necesario muchas veces autoevaluarse como pareja y hablar pasivamente de las cosas que no nos parecen o de las cuales deberíamos mejorar.

La Biblia dice en Proverbios 10: 19 “En las muchas palabras no falta pecado; Mas el que refrena sus labios es prudente”. Sin lugar a dudas muchas veces necesitamos frenas nuestros labios para no decir muchas palabras que luego nos causaran roces y conflictos matrimoniales.

¿CÓMO EVITAR PELEAR POR CUALQUIER COSA? : No hay nada que justifique el hecho de pelear o discutir de mala manera en una relación de matrimonio. Las discusiones aunque no las podemos evitar, si podemos evitar llegar a extremos que puedan causar daño emocional. Lee estas recomendaciones que te pueden ayudar a no enojarte y pelear por cualquier cosa en tu matrimonio:

ESCUCHA: “Cuando discutimos con una persona, a veces estamos tan obsesionados pensando en qué responderle que, en realidad, nunca escuchamos con atención lo que nos está diciendo. Por más que estés enojado/a o triste, haz el intento de escuchar lo que tu pareja quiere o está intentando decirte. Saber escuchar es la clave para tener un diálogo pacífico”.

NUNCA INSULTES: “Más de una vez se nos habrá escapado un insulto cuando estamos furiosos/as pero ¡no lo hagas! Es una de las peores cosas que puedes hacer. No solo no agrega nada positivo en la discusión, sino que puede herir gravemente a tu pareja. Discutir es normal, pero ya cuando se falta el respeto hay que poner un límite”.

ENCUENTRA LA RAÍZ DEL PROBLEMA: “Muchas parejas discuten por pavadas porque nunca han podido resolver la cuestión de fondo. Conocer lo que verdaderamente ocurre es la solución para no discutir en el futuro”.

NO SIEMPRE TIENES RAZÓN: “Cuando discutimos, uno siempre cree que tiene la razón, pero no siempre es así. Sé sincero/a y honesto/a contigo mismo/a. Si internamente sabes que no tienes razón, entonces pide perdón y ponle un fin a la discusión. Para terminar con las peleas de pareja es muy importante reconocer que a veces podemos equivocarnos”.

QUE TU ENOJO NO DURE DEMASIADO: Es inevitable no airarse, además también es algo normal como humanos que somos, la pregunta sería: ¿Es malo airarse?, la verdad es que no es malo y es una reacción humana como cualquier otra, pero motivada por un descontento, la Biblia dice en Efesios 4:26: “Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo”. Lo cual es obvio que airarse no es malo, pero las reacciones que esa ira no se torne en enojo pueden provocar cosas perjudiciales para tu matrimonio. Por lo que Pablo recomienda a los de Éfeso: “no se ponga el sol sobre vuestro enojo”, en pocas palabras y traducido a nuestro lenguaje cotidiano seria: “aírate pero no te enojes, cuando tocamos el terreno del enojo es cuando con nuestras palabras insultamos, cometemos locuras y es posible que se termine en la agresión física, por eso pablo dijo no se ponga el sol sobre tu cabeza en otras palabras no pierdas la cordura, Si algo debemos estar conscientes es que no podemos evitar airarnos en algún momento, pero si tenemos que tener el control e evitar llegar a limites dañinos.

DESARROLLA PACIENCIA EN TU VIDA: la palabra paciencia no es muy compatible con nuestro carácter, pero dice la Biblia. Efesios 4:2 dice: “con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor”. Y es que esa es la palabra perfecta para tener paciencia el AMOR. Mientras en tu vida no exista el amor es difícil soportar con paciencia las acciones que no te agradan. Como pareja debes amar y aceptar con tus virtudes y defectos, tienes que aprender a vivir con las imperfecciones de tu pareja y tu pareja con las tuyas, por tal razón el amor es muy importante para desarrollar paciencia en nuestra vida.

APRENDE A QUEDARTE CALLADO(A): Hay momentos en donde es mejor no hablar, por tal razón es necesario aprender a quedarse callado cuando vas a pronunciar un comentario que sabes muy bien que desatara una discusión. A veces el evitarnos de decir algo puede ser más provechoso que decir lo que pensamos sin analizarlo. Proverbios 17:27 y 28 nos da una lección sobre este punto: “El que ahorra sus palabras tiene sabiduría; De espíritu prudente es el hombre entendido. Aun el necio, cuando calla, es contado por sabio; El que cierra sus labios es entendido”. Creo que más claro no puede estar.

PON EN PRÁCTICA EL AMOR QUE UN DÍA LE DECLARASTE: Es difícil de asimilar, pero el problema de las discusiones o peleas constantes no existiera si el amor que un día se juraron estuviera presente constantemente en su relación. Y es que se nos olvida que el amor todo lo soporta, no hace nada indebido, no se irrita (1 Corintios 13), pues lastimosamente muchas veces hacemos lo contrario. Pienso que si el amor del uno hacia el otro se mantuviera pese a cualquier cosa, fuera una herramientas que nos ayudaría a comprender y tratar de ayudar a nuestra pareja para no caer en errores que nos pueden causar discutir. Con esto no digo que no se amen, sino que muchas veces nos olvidamos que si estamos juntos y nos casamos es porque nos amamos y ese amor con el que un día decidimos pasar el resto de nuestra vida juntos es el que tendría que motivarnos a evitar episodios grises en nuestra relación matrimonial.

Que tengas un excelente día javier.alor@outlook.com

Enlace permanente a este artículo: https://iglesiacasadebendicionmx.com/archivos/134

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.