SERÉ EGOÍSTA ¿YO?

SERÉ EGOÍSTA ¿YO?

PROVERBIOS 18:1 El EGOÍSTA busca su propio bien; contra todo sano juicio se rebela.

EL EGOÍSMO es lo contrario del verdadero AMOR, el amor es un sentimiento hermoso que sale nosotros mismos y hace darnos a lo que amamos transformándonos en la cosa más amada.

EL EGOÍSMO: es una actitud o comportamiento de la persona.

El Término EGOÍSMO hace referencia al amor excesivo e inmoderado que una persona siente sobre sí misma y que le hace atender desmedidamente su propio interés.

EL EGOÍSTAS no se interesa por el interés del prójimo y rige sus actos de acuerdo a su absoluta conveniencia.

El mejor ejemplo del verdadero AMOR contrario al EGOÍSMO es el del Sr. Jesucristo que dio su vida por nuestro rescate sin sacar Él ninguna ventaja, solo buscando nuestro bien.

En MATEO 22: 34-40 Los fariseos se reunieron al oír que Jesús había hecho callar a los saduceos. Uno de ellos, experto en la ley, le tendió una trampa con esta pregunta: ― Maestro, ¿cuál es el mandamiento más importante de la ley? ― “AMA al SEÑOR tu Dios con todo tu corazón, con todo tu ser y con toda tu mente” — le respondió Jesús —. Este es el PRIMERO y el más importante de los mandamientos. El SEGUNDO se parece a este: “AMA a tu PRÓJIMO como a ti mismo”. De estos dos mandamientos dependen toda la ley y los profetas.

En otro pasaje cuando el Sr. Jesús dice en JUAN 12:25 «El que ama su vida, la perderá; y el que aborrece su vida en este mundo, para vida eterna la guardará», este pasaje se refiere al verdadero amor.

EL EGOÍSMO que hace que actuemos de modo desordenado, miremos con gran indiferencia el amor mostrado por Dios y ese egoísmo ARRAIGADO nos llevará a perder la vida eterna.

El EGOISTA se muestra como es en realidad y su egoísmo lo hace creer lo cree ser, cuando en realidad es un simple humano necesitado de amor y de comprensión.

EL «EGO» Y EL «YO»

«El extraño caso de la historia de todo hombre nacido de mujer, porque dentro de cada uno de nosotros viven dos cosas en nosotros mismos: el «EGO» y el «YO»; el que aparece exteriormente y el que es; el hombre que trata con otros hombres y el hombre desconocido para todos los demás.

EL EGO es lo que pensamos que somos.

— EL YO es lo que, en realidad, somos.

EL EGO es el niño consentido: egoísta, petulante, alborotador y mimado, el origen de nuestros errores en la vida.

¡EL YO es nuestra personalidad hecha a imagen y semejanza de Dios!

EL EGO y el YO los dos que está en nosotros mismos y es considerado por la palabra de Dios como un fruto de la carne

GÁLATAS 5: 16-21 |NVI Así que les digo: Vivan por el Espíritu, y no seguirán los deseos de la naturaleza pecaminosa. Porque esta desea lo que es contrario al Espíritu, y el Espíritu desea lo que es contrario a ella. Los dos se oponen entre sí, de modo que ustedes no pueden hacer lo que quieren. Pero, si los guía el Espíritu, no están bajo la ley. Las obras de la naturaleza pecaminosa se conocen bien: inmoralidad sexual, impureza, libertinaje; idolatría y brujería; odio, estos no pueden ser vividas simultáneamente. Si pretendemos e intentamos hacerlo, sufriremos remordimientos, ansiedades y descontento interno.

Si la verdadera libertad se ha de hallar dentro de nosotros mismos, el EGO debe ceder al nacimiento de nuestra propia personalidad.

EGO es un compañero tan familiarizado, para algunas personas, que no puede ser fácilmente dejado de lado, y no hay provecho ninguno en decirles que el superficial EGO no tiene lugar legítimo en su interior.

Lo mismo que la capa de arcilla de las fundiciones, el falso EGO debe ser arrancado, separado y arrojado, y es éste un proceso que implica desasimiento, dolor, y que causa cierta indignación.

Cuando el EGO que es el fruto de la carne se manifiesta y domina nuestra vida, vituperamos pequeñas faltas en los demás y excusamos grandes errores en nosotros mismos.

Vemos la paja en el ojo ajeno e ignoramos la viga en el nuestro. Somos injustos con los demás y negamos que haya falta en nuestra actitud; otros hacen lo mismo con nosotros y decimos que debieran conocer mejor las cosas.

JUAN 8:32 y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres

Te deseo que tengas un excelente y bendecido día con mucho aprecio y afecto javier.alor@outlook.com

UN FAVOR PUEDES ENVIAR UN COMENTARIO SI ESTA PALABRA FUE DE BENDICIÓN.

Enlace permanente a este artículo: https://iglesiacasadebendicionmx.com/archivos/701

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.