VICTORIA O DERROTA

ganador o perdVICTORIA O DERROTA

Vivimos en una cultura en donde por todos los medios nos inculcan la victoria, ganar, ser el mejor, triunfar siempre, etc. Y hasta cierto punto no está mal que tengamos una mentalidad ganadora y ganas de triunfar, pero lo malo está en acostumbrarnos a las victorias y no aprender a aceptar la derrota.

Y no hablo de acostumbrarnos a la derrota, ni mucho menos de ser conformistas, sino de ser lo suficientemente maduros para aceptar cuando hemos perdido y tratar de sacar algo bueno de las derrotas para que en el futuro podamos evitarlas.

Cuando un niño es pequeño y es un ganador, competitivo en todo y casi siempre gana, pero  el problema es cuando pierde, se puede ver llorar y enojarse.

Este pequeño tiene que aprender a que a veces y no siempre se gana, también tiene que aprender a perder y aceptarlo, eso sí, no debe dejar de intentarlo porque intentándolo él va a lograr muchas cosas».

En la vida obtendremos dos cosas: fracasos y victorias, y en cada una de ellas se tiene que aprender a aceptarlas, tanto tenemos que aprender a ganar, como también tenemos que aprender a perder.

El problema de la mayoría de nosotros y me incluyo, es que estamos acostumbrados a las victorias, creemos que por ser hijos de Dios y servirle, nuestra vida tiene que ser solo victorias y victorias, pero ¿Qué pasa cuando nos enfrentamos a una derrota?, ¿Qué actitud tomamos?, ¿Cuál es nuestra reacción?

Podemos ver a muchas personas que estaban acostumbradas a las victorias y cuando se enfrentaron a una derrota optaron por alejarse de Dios, poniendo como excusa el hecho de que Dios no había hecho nada para evitar que ellos pasaran por esas malas experiencias.

No podemos ir por la vida aceptando y alegrándonos en cada victoria y enojándonos con Dios por nuestras derrotas, debemos aprender a asimilar tanto las victorias como las derrotas.

Las derrotas nos sirven para moldearnos, son esas etapas de la vida que quisiéramos obviar, pero que son necesarias experimentar, porque es en esas etapas en donde conocemos más de cerca al Dios que nos provee, al Dios que nos sana, al Dios que nos da sabiduría, al Dios que nos protege, al Dios que nos tiene misericordia; sin experimentar derrotas, seriamos seres demasiados orgullosos y altivos, si no nos tacara probar el polvo al caer, no podríamos darnos cuenta de lo valioso que son las victorias que Dios nos regala.

Sabes dónde podemos conocer a Dios, es a través de las derrotas, aflicciones, tribulaciones y malos momentos, es a ahí, que a través de ellas Dios se manifiesta su poder, su amor y su misericordia y podemos ver como su mano se va extendiendo para sacarnos de esos pozos de desesperación.

Y es que pareciera que cuando sufrimos una derrota nuestro ser se sensibiliza y nos es más posible encontrarnos con Dios, porque estamos necesitamos de Él, porque anhelamos que Él nos hable, porque simplemente es nuestro Refugio.

Tenemos que aprender a asimilar tanto las victorias, como también las derrotas, no te desanimes si actualmente estas experimentando una derrota, una tribulación muy fuerte y ves que es casi imposible de salir, lo que te puedo decir que Dios está contigo y no te dejara y al contrario, toma algo bueno de todo ello y guárdalo en tu corazón, para que la próxima vez puedas evitar caer en el mismo bache.

Aprendamos a que no todo en la vida cristiana será color de rosas, no siempre obtendremos los resultamos que queremos, a veces nos tocara enfrentar situaciones muy difíciles y probar unas cuantas derrotas en diferentes áreas de la vida. Pero más allá de todo ello hay algo que nos tiene que mantener firmes y luchando y es el hecho que el futuro que tenemos es esperanzador y más allá de todo aquello que en esta vida quiera desanimarnos, hay una eternidad esperando por nosotros, en donde estaremos por siempre con nuestro Rey de reyes y Señor de señores.

No nos vamos a acostumbrar a las victorias, porque es posible que pronto suframos una derrota, pero tampoco nos vamos a acostumbrar a las derrotas, porque estoy seguro que Dios nos sacara adelante de todas ellas, si no que nos tenemos que acostumbrar a que en la vida cristiana tenemos de nuestros lado a Dios Todopoderoso, quien sabe actuar en el momento preciso, de la forma exacta y con un propósito perfecto.

Tu vida y mi vida están seguras en Él «Por eso no nos desanimamos. Aunque nuestro cuerpo se va gastando, nuestro espíritu va cobrando más fuerza. Las dificultades que tenemos son pequeñas, y no van a durar siempre. Pero, gracias a ellas, Dios nos llenará de la gloria que dura para siempre: una gloria grande y maravillosa. Porque nosotros no nos preocupamos por lo que nos pasa en esta vida, que pronto acabará. Al contrario, nos preocupamos por lo que nos pasará en la vida que tendremos en el cielo. Ahora no sabemos cómo será esa vida. Lo que sí sabemos es que será eterna». 2 Corintios 4:16-18 (Traducción en lenguaje actual)

Que tengas un excelente día javier.alor@outlook.com

Enlace permanente a este artículo: https://iglesiacasadebendicionmx.com/archivos/434

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.