LA OPORTUNIDAD

«Las oportunidades son como los amaneceres, si uno espera demasiado, se los pierde» William Ward.

oportunidad2 Hay dos palabras que te abrirán muchas puertas: «Jale y empuje»

Todo el mundo quiere una oportunidad, pero cuando la obtiene, no todo el mundo la aprovecha. El diccionario dice que la oportunidad es el momento propicio para algo, otro dice, circunstancia o situación en que existe la posibilidad de hacer algo y un tercero menciona: conveniencia de tiempo y de lugar para hacer algo.

Muchos piensan que su destino está trazado y es inalterable, que las cosas sencillamente se dan porque tienen que darse. Sin embargo, el Sr. Jesucristo nos habla también de las oportunidades, como algo que al presentarse, tienen el potencial de afectar nuestro presente y futuro.

Características de las oportunidades esta en MATEO 25: 1 al 30… Leamos

  1. «El reino de los cielos será entonces como diez jóvenes solteras que tomaron sus lámparas y salieron a recibir al novio.
  2. Cinco de ellas eran insensatas y cinco prudentes.
  3. Las insensatas llevaron sus lámparas, pero no se abastecieron de aceite.
  4. En cambio, las prudentes llevaron vasijas de aceite junto con sus lámparas.
  5. Y como el novio tardaba en llegar, a todas les dio sueño y se durmieron.
  6. A medianoche se oyó un grito: ‘¡Ahí viene el novio! ¡Salgan a recibirlo!’
  7. Entonces todas las jóvenes se despertaron y se pusieron a preparar sus lámparas.
  8. Las insensatas dijeron a las prudentes: ‘Dennos un poco de su aceite porque nuestras lámparas se están apagando.’
  9. ‘No respondieron éstas, porque así no va a alcanzar ni para nosotras ni para ustedes. Es mejor que vayan a los que venden aceite, y compren para ustedes mismas.’
  10. Pero mientras iban a comprar el aceite llegó el novio, y las jóvenes que estaban preparadas entraron con él al banquete de bodas. Y se cerró la puerta.
  11. Después llegaron también las otras. ‘¡Señor! ¡Señor! –suplicaban–. ¡Ábrenos la puerta!’
  12. ‘¡No, no las conozco!
  13. «Por tanto agregó Jesús, manténganse despiertos porque no saben ni el día ni la hora.
  14. «El reino de los cielos será también como un hombre que, al emprender un viaje, llamó a sus siervos y les encargó sus bienes.
  15. A uno le dio cinco mil monedas de oro, a otro dos mil y a otro sólo mil, a cada uno según su capacidad. Luego se fue de viaje.
  16. El que había recibido las cinco mil fue en seguida y negoció con ellas y ganó otras cinco mil.
  17. Así mismo, el que recibió dos mil ganó otras dos mil.
  18. Pero el que había recibido mil fue, cavó un hoyo en la tierra y escondió el dinero de su señor.
  19. «Después de mucho tiempo volvió el señor de aquellos siervos y arregló cuentas con ellos.
  20. El que había recibido las cinco mil monedas llegó con las otras cinco mil. ‘Señor –dijo–, usted me encargó cinco mil monedas. Mire, he ganado otras cinco mil.’
  21. Su señor le respondió: ‘¡Hiciste bien, siervo bueno y fiel! En lo poco has sido fiel; te pondré a cargo de mucho más. ¡Ven a compartir la felicidad de tu señor!’
  22. Llegó también el que recibió dos mil monedas. ‘Señor –informó–, usted me encargó dos mil monedas. Mire, he ganado otras dos mil.’
  23. Su señor le respondió: ‘¡Hiciste bien, siervo bueno y fiel! Has sido fiel en lo poco; te pondré a cargo de mucho más. ¡Ven a compartir la felicidad de tu señor!’
  24. «Después llegó el que había recibido sólo mil monedas. ‘Señor –explicó–, yo sabía que usted es un hombre duro, que cosecha donde no ha sembrado y recoge donde no ha esparcido.
  25. Así que tuve miedo, y fui y escondí su dinero en la tierra. Mire, aquí tiene lo que es suyo.’
  26. Pero su señor le contestó: ‘¡Siervo malo y perezoso! ¿Así que sabías que cosecho donde no he sembrado y recojo donde no he esparcido?
  27. Pues debías haber depositado mi dinero en el banco, para que a mi regreso lo hubiera recibido con intereses.’
  28. ‘Quítenle las mil monedas y dénselas al que tiene las diez mil.
  29. Porque a todo el que tiene, se le dará más, y tendrá en abundancia. Al que no tiene se le quitará hasta lo que tiene.
  30. Y a ese siervo inútil échenlo afuera, a la oscuridad, donde habrá llanto y rechinar de dientes.
  31. SON INESPERADAS (pero debemos esperarlas).- Mateo 25:10 en la parábola de las 10 vírgenes, todas tenían la oportunidad de compartir la fiesta con el novio, sin embargo quienes pudieron hacerlo fueron las que estaban listas. Aprovechar las oportunidades, tiene que ver con preparación y paciencia.

«Es mejor estar preparado para una oportunidad y no tenerla, que tener una oportunidad y no estar preparado.» Whithey Young Jr.

«Si tuviera 8 horas para cortar un árbol, pasaría 6 horas afilando mi hacha» Abraham Lincoln, 16to. Presidente de  EE.UU.

  1. A MAYOR OPORTUNIDAD, MAYOR RESPONSABILIDAD.- Mateo 25:15 la oportunidad nos será dada en medida de nuestra capacidad. No tiene que ver con suerte o azar. Si respondo responsablemente a las oportunidades concedidas, puedo estar seguro que vendrán oportunidades mayores.
  2. LA OPORTUNIDAD TIENE LA FACULTAD DE AFECTAR MI FUTURO Mateo 25:19.- en el Bronx en N.Y. el porcentaje de jóvenes que terminaba su preparatoria era de solo el 20%. El empresario Eugene Lang en un discurso ante estudiantes de preparatoria les lanzó el siguiente desafío: «si ustedes se gradúan del bachillerato… yo les pago la universidad». El resultado fue increíble… después de 4 años el porcentaje de graduados subió al 96%.
  3. SI NO LA APROVECHO, OTRO LO HARÁ Mateo 25:28-29.- mucha gente se amarga por lo que otros alcanzan y viven molestas por los logros de otros. Pero no se dan cuenta que les pasó las oportunidades por delante de las narices y ni siquiera se dieron cuenta.

¿POR QUÉ SE PIERDEN LAS OPORTUNIDADES?

  1. EL MIEDO Mateo 25:25.- al ser inesperado la oportunidad está en un terreno poco conocido. Un temor natural a lo nuevo es saludable, pero no puede impedirnos a avanzar y tomar oportunidades que se presenten.
  2. LA PEREZA Mateo 25:26 (ojos cerrados).- si notamos, el señor no reclamó a su siervo por ser miedoso sino «PEREZOSO». Una persona con los ojos constantemente cerrados por la pereza, difícilmente aprovechará una oportunidad. El problema no es la falta de oportunidades, sino la falta de habilidad de verlas.
  3. NEGLIGENCIA Mateo 25:27.- podríamos decir que es NO hacer lo que tenemos que hacer, en la manera que tenemos que hacerlo y en el tiempo que debemos hacerlo.
  4. FALTA DE SERVICIO Mateo 25:30.- el servicio en sí se constituye en una oportunidad. Aprovecha las oportunidades pequeñas y sirve, para así optar por una más grande. No dejes pasar las oportunidades menores,  porque Si no aprovechas las oportunidades pequeñas, tampoco lo harás con las grandes.

Conclusión

Una oportunidad perdida no puede impedirme aprovechar otras oportunidades. «Las oportunidades, como las mareas, con frecuencia vendrán nuevamente para darnos una segunda oportunidad para alcanzar nuestra meta. La oportunidad puede ser nuestra la segunda vez.» John Maxell.

La oportunidad no es una mera posibilidad o un acontecimiento fortuito. Con frecuencia tendremos que producir nuestras propias oportunidades.

Ten un excelente día javier.alor@outlook.com

Enlace permanente a este artículo: https://iglesiacasadebendicionmx.com/archivos/357

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.