PROTECCION DIVINA

proteccionPROTECCION DIVINA

No temerás el terror nocturno, Ni saeta que vuele de día, Ni pestilencia que ande en oscuridad, Ni mortandad que en medio del día destruya. Caerán a tu lado mil, Y diez mil a tu diestra; Mas a ti no llegará. Estas palabras hablan justamente sobre esto en el Salmo 91 Un creyente puede estar seguro, y podrá notar las diferencias que existen entre los hombres. También es tiempo de preguntar si esto existe en tu vida.

Porque si existió en la antigüedad, hoy también tiene que existir, porque dice en Hebreos 13:8 Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos. Y precisamente Jehová nos ha dado una guía de las cosas y de qué forma él nos guiará y nos protegerá, de cómo podremos discernir cuando las cosas sucedan.

1.En primer lugar vemos una condición para que todas las palabras de este salmo sea una realidad en la vida de un hombre: El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente. Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; mi Dios, en quien confiaré. Y la condición indica que esto ocurrirá para aquella persona quien cree en El señor, quien con la fe se abriga y se refugia en el Altísimo Dios, entonces morará bajo la sombra del Omnipotente. Y es necesario que confesemos siempre y en nuestra vida confiemos y esperemos en Jesús porque es nuestra esperanza, nuestro castillo.

El Sr. Jesucristo dijo el que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mí Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él. (San Juan 14:21), Y aquí generalmente vemos las diferencias en cuanto a la verdadera realidad de la fe de una persona. Pues muchos dicen que tienen fe, ¿cómo saberlo? ¿Cómo comprobar lo que una persona dice? ¡Sí que lo hay! Si verdaderamente una persona tiene fe y vive guardando los mandamientos de Dios, estas palabras y promesas de Dios que están escritos en el Salmo 91 deben cumplirse. Con esto podrás comprobar si tu fe en Jesús es real.

2.El te librará del lazo del cazador: Podemos entender al cazador de distintas formas, comenzando por Satanás hasta todos los hombres quienes asechan para hacernos daño, que buscan y planifican nuestro mal, quienes quiere privarnos de nuestra libertad, de nuestros hijos y bienes. Porque todo cazador quien desea nuestro mal planifica con antelación, lo hace en secreto para dañarnos y él salir sin ser juzgado o culpado. Nosotros no sabemos quienes son, mas el Omnipotente Dios sabe de todas las tramas y tretas con que los malvados, los ladrones, los secuestradores planifican para dañarnos. También nos libra de los peligros que implica la mala compañía, de ser acusados porque podemos estar en un lugar equivocado y en tiempo erróneo, con personas quienes nos pueden acusar de complicidad.

  1. El te librará… de la peste (Enfermedades) destructora: Estamos rodeados de tantas pestes, de tantas enfermedades graves y contagiosas, cada cambio de tiempo brusco es motivo para que los niños y adultos estén acudiendo a los hospitales, derrochan el dinero en las farmacias, en tratamientos onerosos. Y existe diferencia entre niño y niño, existen niños quienes no se enferman mas existen niños quienes tienen resfriados y otros que tienen cuadros de neumonía. Tantas enfermedades que pululan, y cada día se hace peor. HOY ES UN BUEN MOMENTO PARA CREER ESTA PALABRA.

4.Con sus plumas te cubrirá, y debajo de sus alas estarás seguro: ¿has visto alguna vez un polluelo que se acurruca debajo de las alas de su madre? Una vez que está en ella, ni en el peor temporal se mueven. Si Jehová te cubre con sus plumas y estás guardado debajo de sus alas, ¿quién te puede dañar? ¿Quién puede atacarte? ¿Quién puede vencer al poder de Dios? Por tanto, ¿tienes fe y en realidad Dios te cuida como si estuvieras debajo de sus alas? ¿Estás así de seguro sobre tu familia, sobre tus hijos, sobre tus bienes? Por eso dice en la Biblia: Si Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican; si Jehová no guardare la ciudad, en vano vela la guardia. Por demás es que os levantéis de madrugada, y vayáis tarde a reposar, y que comáis pan de dolores; pues que a su amado dará Dios el sueño. (Salmo 127:1-2).

  1. No temerás el terror nocturno, ni saeta que vuele de día, ni pestilencia que ande en oscuridad, ni mortandad que en medio del día destruya: En estos tiempos de recesión económica, existe unos negocios que siempre florecen y tienen bonanza, los seguros médicos, los hospitales, las farmacias, las empresas que prestan servicios de seguridad (guardaespaldas, equipos de vigilancia, etc.), las casas de préstamos (bancos, financieras, casas de empeño, etc.). Nadie se siente seguro, todos toman medidas de seguridad, refuerzan sus casas, contratan a seguros, a más personal de custodio; mas nadie cree en estas Palabras, yo te aseguro que si tú te dedicaras a leer la palabra, a orar a Jesús una hora por día, si tuvieras fe verdaderamente, caminarías tranquilo, vivirías despreocupado.

Mas hoy vemos a muchas personas quienes andan armados, tienen 3 alarmas en sus autos, no pueden entrar con tranquilidad a sus casas, están temerosos de todo el mundo, están tan desconfiados. Pero se imaginan que así pueden cuidarse. Respóndeme: ¿cómo te cuidas de tu conciencia que te acusa? ¿Cómo te duermes en la noche cuando estás solo? ¿Cómo te guardas y te proteges de los virus? ¿Tienes asegurado tu futuro con el dinero que has ganado y guardado? ¿Cómo te salvas de la muerte? Más el que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente. ¿Puedes creer esto?

  1. Caerán a tu lado mil, y diez mil a tu diestra; mas a ti no llegará: Y verás dice el Señor Jehová, con tus propios ojos cómo caerán a tu lado mil, y diez mil caerán a tu derecha. Verás cómo tu vida transcurre tranquila y en seguridad, más otros aun con tanta seguridad contratada, le suceden males. Sí, estas deben ser las señales de aquellos quienes tienen vida eterna, viven confiados y abrigados bajo las alas del Padre Celestial. Verás cómo Dios Omnipotente hace diferencia entre aquellos creyentes quienes depositan toda su fe en él y aquellos que no tienen Dios, y aquellos quienes no confían en él. Muchos caerán a tu lado, mas a ti no te afectará.
  2. Ciertamente con tus ojos mirarás y verás la recompensa de los impíos: El Señor Jesús te dará la oportunidad y largura de días para que puedas ver esta diferencia, para que puedas comprobar. ¿Es un milagro? ¡No! Simplemente el cumplimiento de estas Palabras del Salmo 91. Hoy nosotros vemos los frutos de nuestras oraciones, hoy vemos cómo cada una de nuestras oraciones se cumple. Hoy comprobamos cómo Dios multiplica nuestras fuerzas 30, 60, 100 veces más.

¿Si soy creyente y no experimento esto?

Existen muchas personas quienes dicen que son creyentes, mas no suceden estas cosas, no pueden creer sino leen este Salmo 91 como un lindo escrito y lo sienten como palabras reconfortantes. ¿De qué sirve si no puedes comprobarlo? ¿Puedes decir que eso es fe en Jesucristo resucitado? Yo sé que muchos no hablan ni predican sobre esto porque no tienen comprobado ni lo saben.

Si tu siendo creyente en Jesucristo no ve esto, ALGO ANDA MAL. ¿NO SE CUMPLEN ESTAS PALABRAS DEL SALMO 91? Entonces, no están creyendo correctamente la Palabra de Dios. Estas son señales que con certeza deben aparecer y debe existir una clara diferencia entre los creyentes en Jesucristo y los incrédulos, una diferencia tan grande y marcada como EL SOL Y LA LUNA. Tú primeramente y también los incrédulos, deben comprobar con sus sentidos la enorme diferencia entre UN HOMBRE QUE VIVE BAJO LA SOMBRA DEL OMNIPOTENTE Y UN HOMBRE QUE VIVE SIN DIOS.

Únete a esta gran cruzada de oración por MEXICO, por PEMEX , por nuestros HIJOS, por nuestro NEGOCIOS, por nuestros AMIGOS, por nuestra ECONOMIA, por nuestros EMPLEOS, por nuestra PAZ y TRANQUILIDAD, y por la SALUD……Únete y conéctate en la RED DE ORACION este LUNES 16 DE MAYO 2011,  vamos a orar por JALTIPAN, VER. A partir de las 5 de la tarde

Que tengas un excelente día javier.alor@outlook.com

Enlace permanente a este artículo: https://iglesiacasadebendicionmx.com/archivos/259

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.