EL PERDÓN Y LA SANIDAD

perdonISAÍAS 1:18 «Venid luego, dirá Jehová, y estemos á cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos: si fueren rojos como el carmesí, vendrán á ser como blanca lana» RV1960

SALMO 32:5 «Mi pecado te declaré, y no encubrí mi iniquidad. Confesaré, dije, contra mí mis rebeliones á Jehová; Y tú perdonaste la maldad de mi pecado. » RV1960

EL PERDÓN ES LA PUERTA DE LA SANIDAD DE LAS EMOCIONES, sin sanidad la vida no puede ser plena; Sin embargo, es la voluntad individual la que permite un proceso de restauración guiado por el Espíritu Santo.

Las diferentes experiencias de perdón siempre están dirigidas a restaurar las relaciones; el perdón hacia otras personas genera un sentimiento de paz no sólo con éstas sino con Dios. No obstante, existe la posibilidad de haber realizado este proceso y no experimentar una total sanidad; esta sensación puede generar frustración o dolor, que puede alejar a la persona que lo experimenta de un proceso exitoso.

Quizás las razones que bloquean la libertad total de los sentimientos, pueden ser mayores al hecho de perdonar a los demás; en determinados casos, la raíz que impide la total manifestación del perdón, es la propia culpabilidad por haber causado los hechos que generaron la ruptura de las relaciones.

Cuando el perdón a sí mismo no se experimenta profundamente, la restitución de las relaciones quebrantadas no será completa. SOLO CUANDO SE LOGRA INTERIORIZAR EL AMOR Y PERDÓN DE DIOS EN NUESTRA PROPIA VIDA, LA CULPABILIDAD SERÁ REEMPLAZADA POR LA TOTAL SANIDAD DE LAS EMOCIONES.

EL PERDÓN DE LAS FALTAS NOS GUIARÁ EN UN PROCESO DE RENOVACIÓN DE NUESTRA VIDA PERSONAL, no solo nos permitirá conocer a Dios en otra faceta, sino que a través de su presencia, misericordia y amor encontraremos el verdadero propósito de nuestra existencia

LA CONFESIÓN DE NUESTROS PECADOS PERMITE LA LIBERACIÓN DE NUESTRA CULPA, nos libra del temor, del miedo, nos da paz interior y nos permite experimentar el verdadero Perdón del Señor. No obstante, primero debemos llevar a Dios el perdón de las personas que ofendimos para que espiritualmente se rompan cadenas y después ir personalmente con la confianza de que Dios está guardando nuestro perdón.

El único que conoce la raíz de los sentimientos que manifiestan el dolor causado por heridas es Nuestro Señor, realmente él es el único que provee el bálsamo que sana las llagas que tenemos en nuestro corazón.

Las fortalezas y barreras, velos, mentiras, confusión, odio, resentimiento, depresión, soledad, inseguridad, rechazo, orgullo, conmiseración, desánimo, religiosidad, ídolos falsos, rebeldía, dureza de corazón, insensibilidad, prevención, que se levantan pueden ser vencidas a través de la oración.

SANTIAGO 5:15-16 «Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará; y si estuviere en pecados, le serán perdonados. Confesaos vuestras faltas unos á otros, y rogad los unos por los otros, para que seáis sanos; la oración del justo, obrando eficazmente, puede mucho» RV1960

LA CULPA ES UNA FALTA, DELITO O PECADO QUE SE COMETE VOLUNTARIAMENTE; ésta nos fija en sucesos pasados, nos hace sentir abatidos y molestos por algo que dijimos o hicimos y nos lleva a estar en el presente afligidos por comportamientos pasados. El sentimiento de culpa es una raíz que puede traer resultados a la vida de las personas como el temor, baja autoestima, conmiseración, autocastigo, religiosidad, necesidad de confesar los pecados continuamente, sentir que Dios no nos ha perdonado, enfermedad, y miedo. La culpa

1 JUAN 1: 9 «SI CONFESAMOS NUESTROS PECADOS, ÉL ES FIEL Y JUSTO PARA PERDONAR NUESTROS PECADOS, Y LIMPIARNOS DE TODA MALDAD»

No es inevitable sentir culpa en un momento determinado, sin embargo, si no buscamos recibir la sanidad de esa raíz y de cada resultado que proviene de ella, estaremos encadenados a personas o situaciones que no dejarán que disfrutemos del presente y seamos felices. Si buscamos cerrar esa etapa dolorosa de nuestro pasado mediante la sanidad, se podrá seguir adelante con tranquilidad y alegría.

LA CONFESIÓN Y EL VERDADERO ARREPENTIMIENTO SON EL PRIMER PASO PARA QUITAR TODA ACTA DE DECRETOS QUE FUE LEVANTADA POR EL ENEMIGO EN CONTRA NUESTRA. No obstante, el liberarnos del peso de nuestros pecados no nos permite una sanidad total; es necesario restaurar otras áreas, y para esto debemos disponer nuestro corazón para ser confrontados, y para asumir el precio de nuestros actos.

Los procesos guiados por El Espíritu Santo para nuestra restauración son la única opción que tenemos para resolver la tensión en nuestro interior, es el único que puede despojarnos de sentimientos falsos que por ésta causa hemos permitido en nuestra vida, es quien nos da el valor para actuar resolviendo la situación que nos está afectando, es quien nos hace entender que somos humanos y por lo tanto nos equivocamos, y que no podemos llenar las expectativas de todas las personas y que así mismo sucede con nuestros semejantes.

ASÍ COMO LA CONFESIÓN DE NUESTROS PECADOS Y EL ARREPENTIMIENTO DE ELLOS NOS PERMITEN SER LIBERADOS, la sanidad interior del alma nos permite restaurar nuestro pasado y desarraigar el dolor. Desprendámonos del pasado, aceptemos nuestro presente, aceptemos a las personas, actividades y cosas que Dios nos ha dado en este momento, no nos desgastemos en situaciones y añoranzas del pasado, escribamos un nuevo capítulo de nuestra vida de la mano de Dios, pidiendo perdón y aceptando su perdón

MATEO 11:28-30«Venid a mí, todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.» RV1960

2 CORINTIOS 5:18-19 «Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por medio de Cristo y nos ha dado el ministerio de la reconciliación: que Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo mismo, no tomándoles en cuenta sus transgresiones y encomendándonos a nosotros la palabra de la reconciliación» RV1960

2 CORINTIOS 5:17 «De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas» RV1960

Que tengas un excelente día javier.alor@outlook.com

Enlace permanente a este artículo: https://iglesiacasadebendicionmx.com/archivos/303

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.