LA AMISTAD

El amigo ama en todo momento; en tiempos de angustia es como un hermano. (Proverbios 17:17)

LA AMISTAD es una de las más nobles y desinteresadas formas de afecto que una persona puede sentir por otra. Los que son amigos se quieren y se aceptan sin condiciones, tal como son, sin que esto quiera decir que son cómplices en todo o que se encubran mutuamente sus fallas. Incapaces de engañarse unos a otros, suelen ser extremadamente sinceros y decirse las cosas tal como las ven o las sienten.

LA AMISTAD es un sentimiento y una forma de relacionarnos con algunas personas que hace a la vida más linda. Una alegría que compartimos con un amigo se vuelve más grande; y una pena, cuando se la contamos a alguien en quién creemos que es nuestro amigo.

AMIGOS DE VERDAD

Ruben y Benjamín fueron siempre muy buenos amigos. Desde que se conocieron en el colegio nunca dejaron de verse ni de hablarse, a pesar de que estaban en cursos diferentes y jugaron muchas veces en equipos de fútbol rivales. Sus gustos en cuestiones de cine, libros e historietas tampoco eran los mismos, pero esto, en lugar de enfadarlos, era motivo de diversión y de burlas cordiales.

Al llegar al bachillerato fueron a estudiar a colegios distintos, pero esto no dañó el afecto que se tenían, ni hizo que se distanciaran.

Al contrario, seguían jugando al béisbol, su nueva afición todos los fines de semana y bailando en las discotecas del barrio con sus lindas y simpáticas novias.

Una noche Benjamín se despertó sobresaltado, saltó de la cama precipitadamente y corrió hasta la casa de Ruben, que vivía muy cerca. Al llegar hizo un gran ruido y despertó a todos.

Casi al instante bajó Ruben en pijama, con su alcancía en una mano y el bate de béisbol en la otra.

¿Qué te pasó? ¿Alguien te viene persiguiendo? ¿Te metiste en líos y necesitas plata? ¡Estoy preparado para lo que sea! le dijo con decisión, aunque sin poder disimular su angustia.

No es nada de eso contestó Benjamín es sólo que tuve una pesadilla, soñé que unos ladrones habían entrado en tu casa y uno de ellos iba para tu cuarto con un cuchillo en la mano. Así que vine a ver si estabas bien.

¡Pues claro que estoy bien! ¿No me ves? le dijo Ruben, todavía bastante alterado y nervioso.

La verdad es que te ves muy gracioso con ese bate y esa alcancía.

Pareces un loco de atar.

En cuanto se repusieron de sus respectivos sustos, los dos amigos se echaron a reír y se dieron un gran abrazo. Eso es ser amigos y tener una amistad.

LA AMISTAD es una caja de cristal. Pequeña, transparente, donde guardas allí dentro todos tus pensamientos, ideas, cariño y amor.

Un cristal fino donde te reflejas. Material en el que están hechos tus sueños. Son porciones de tu corazón que intentas que no se rayen nunca,

Un amigo es más que una persona. Algo que no es físico, algo que siempre llevas. Es eso que recoges por el camino y guardas en tu cajita de cristal, cuidadosamente acomodado en su interior de terciopelo. Todo eso en lo que crees, en lo que confías, en lo que sientes.

Eso que más allá del mundo encuentras. Eso que te abraza cuando piensas que no puedes más. Algo que lamentas no ver. Porque el amigo no se ve, no se toca, no se huele. Simplemente lo sientes. Y, aunque se encuentre sentado a tu lado, tú nunca lo ves como la materia física que es. Su esencia oculta entre los pliegues del terciopelo de tu cajita de cristal.

A veces lo miras a los ojos. A veces sientes su presencia. Sin embargo, el amigo no es la persona que ves. Es la persona que sientes.

Es aquello por lo que darías todo. Menos tu caja de cristal…

PARA SER AMIGOS…

Asegurémonos de que el afecto que sentimos por las personas que elegimos como amigos es sincero y no está marcado por el interés de conseguir un beneficio de tipo económico, social, laboral, académico, etc.

Hablémosles con franqueza, tratemos de hacerles ver sus errores o engaños, advirtámosles sobre las cosas que nos les convienen, todo con gran honradez y sin forzarlos a hacernos caso.

Acordémonos siempre de ellos, sin importar la distancia que los separa de nosotros o el tiempo transcurrido desde la última vez que los vimos.

Jesús nos dijo:

JUAN 15:14-15 Vosotros sois mis amigos si hacéis lo que yo os mando. Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre os las he dado a conocer.

PROVERBIOS 18:24 Hay amigos que no son amigos, y hay amigos que son más que hermanos.

Que tengas un excelente día javier.alor@outlook.comamigos

Enlace permanente a este artículo: https://iglesiacasadebendicionmx.com/archivos/233

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.